Tag: Inteligencia Artificial

OPRA blog itelligent

El pasado mes de octubre de 2019, el Ministerio de Economía y Empresa publicaba el listado de proyectos beneficiarios de las ayudas a Tecnologías Habilitadoras Digitales 2019 entre los que se encontraba el Proyecto OPRA de ITELLIGENT en un segundo puesto entre los 46 proyectos seleccionados.

Las Tecnologías Habilitadoras Digitales son aquellas tecnologías claves para la transformación y el desarrollo de la economía digital. Entre ellas se encuentran: Inteligencia Artificial, el procesamiento del lenguaje natural, las tecnologías para el tratamiento de datos masivos y bases de datos distribuidas (blockchain), el Internet de las Cosas, las futuras redes de comunicación 5G, la supercomputación (HPC), la computación difusa y en la nube, la robótica, la realidad virtual, la ciberseguridad, la biometría y la identidad digital, la micro/nano electrónica.

Concretamente, OPRA se trata de un proyecto pionero en el que se desarrolla un sistema de OPtimización RÁpida basada en Deep Reinforcement Learning, con aplicación a la Industria 4.0 y Smart Cities. La ayuda concedida por la Secretaría de Estado para el Avance Digital para desarrollar el proyecto OPRA asciende a más de 153 mil euros; pero, ¿en qué consiste exactamente?

OPtimización RÁpida basada en Deep Reinforcement Learning, con aplicación a la Industria 4.0 y Smart Cities

En la actualidad, aunque el avance del IOT está permitiendo disponer de cada vez más datos y la inteligencia artificial permita extraer cierto valor de dichos datos, sigue existiendo una importante laguna en la toma de decisiones automática y esto se debe a que los algoritmos de optimización, que son los auténticos motores de los sistemas de decisión, son lentos y complejos de realizar. Por tanto, para conseguir las mejoras en la sociedad que las tecnologías ligadas a la Industria 4.0 y a las Smart Cities prometen, es necesario un importante avance en los actuales sistemas de toma de decisiones y en los algoritmos que los impulsan.

Gran parte de las decisiones a afrontar por la Industria 4.0 y las Smart Cities están ligadas a “problemas de planificación” (ej. planificación tráfico, planificación operaciones en talleres, planificación de transporte, planificación personal en hospitales, planificación de puertos, planificación de entregas de paquetería, …). Los algoritmos de optimización para resolver problemas de planificación, en el actual estado del arte, están en gran medida basados en algoritmos de búsqueda local, que requieren ir probando distintas soluciones hasta conseguir la óptima (o una cercana a la óptima), esto los hace lentos y difíciles de implementar ya que hay que construirlos ad-hoc para cada problema.

Recientemente el mundo de la Inteligencia Artificial se ha visto sacudido por un importante avance en la resolución de problemas de decisión. Este avance ha venido de la mano del Deep Reinforcement Learning (DRL), tecnología que está detrás de la victoria de Google AlphaGo en el juego del Go y otros avances muy relevantes en problemas que requieren tomas de decisiones automáticas. Frente a los algoritmos tradicionales el Deep Reinforcement Learning (DRL) introduce un nuevo paradigma, basado en que es posible aprender a decidir y este aprendizaje, que se puede realizar off-line y mediante simulación, permite ser aplicado con éxito a problemas reales, consiguiéndose con ello reducir el tiempo necesario para la resolución del problema y simplificando extraordinariamente la generación de nuevos algoritmos para problemas de decisión.

El objetivo de este proyecto es desarrollar nuevos Algoritmos de Optimización basados en Deep Reinforcement Learning (DRL), para dos problemas específicos: Vehicle Routing Problem y Scheduling. En este campo todavía no hay experiencias relevantes (TRL 3), por lo que el objetivo es testear estos algoritmos con datos relevantes e incorporarlos en un prototipo que permita a un usuario interactuar de forma controlada con los resultados (TRL 6) y en el futuro, una vez finalizado el proyecto, el objetivo es comercializarlos en modo SaaS a nivel global.

Actualmente, ingenieros de I+D+i de ITELLIGENT están trabajando en el desarrollo del proyecto OPRA, con lo que esperamos que en un próximo post, os contemos cómo ha evolucionado y qué resultados se han obtenido. Mientras tanto, puedes seguir al proyecto OPRA en Twitter y en LinkedIn.

photo-1507146153580-69a1fe6d8aa1

Hoy en día, las empresas optan por añadir más proyectos basados en Inteligencia Artificial o Aprendizaje Automático (Machine Learning). Durante 2019, una empresa en promedio desarrolla hasta 4 proyectos en estas áreas y se prevé que en 2022 pasarán a desarrollar 35 proyectos de media anual. Un claro ejemplo de esta evolución en la Inteligencia Artificial son los asistentes virtuales como Siri, Alexa, Google Home, etc. Y también Facebook, ya que hace poco demostró que su asistente de IA (Aloha) desarrolla su propio lenguaje para comunicarse. Pero, ¿qué avances y tendencias experimentaremos en los próximos años? Repasamos algunos sectores en los que la IA puede cambiar el modo de entender o hacer las cosas.

1. Selección de empleados

La IA podrá recoger y elaborar una gran cantidad de datos para así encontrar a la persona con las características ideales para desempeñar un puesto laboral.

“Este software por lo general trabaja de dos modos: identifica los CVs más prometedores entre lo que puede parecer una avalancha inmanejable, o amplían la red de modo tal que los empleadores puedan encontrar un grupo de candidatos más diverso que el que hubieran elegido solos” – explicó Ted Greenwald, editor del diario Wall Street Journal.

Además del claro ahorro de esfuerzo para las empresas a la hora de elegir candidato para un puesto, los trabajadores podrán realizar un trabajo para el cual están realmente cualificados, de tal forma que se sentirán realizados y serán más productivos.

2. Creación de medicina personalizada

Gracias al Big Data, los médicos podrán adaptar el tratamiento a cada paciente, ya que tendrán acceso a todos los datos del historial médico.

De esta forma se obtendrán mejoras considerables como la optimización del almacenamiento de datos, mejora de la gestión clínica, favorecer la investigación, reducir costes, adelantar soluciones, prevenir posibles problemas, mejorar la coordinación de la atención del ciudadano, luchar contra los fraudes y abusos y la reducción de ineficiencias administrativas clínicas.

Esta debería ser la principal meta de la sanidad, de esta forma obtendría una mayor calidad. Además, las aseguradoras privadas conseguirían notables ventajas competitivas respecto las otras aseguradoras, claro ejemplo es el de Sanitas y su nueva app.

¿Te interesan los beneficios del Big Data en la sanidad? Te invitamos a leer este post

3. Composición automática de música

Se podrá componer música de todo tipo de melodías. Ya existen herramientas para componer melodías personalizadas. Inmamusys es un software desarrollado por los investigadores Miguel Delgado, Waldo Fajardo y Miguel Molina de la Universidad de Granada, España. Este software es capaz de componer música emotiva gracias al uso de técnicas y características de la inteligencia artificial.

Aunque aún la idea de que existan robots compositores queda muy lejos no hay que subestimar el fuerte desarrollo de las nuevas tecnologías.

4. Asistente Virtual

A través del reconocimiento de voz, patrones de rostro y huellas dactilares un agente virtual sería capaz de identificar tu identidad para acceder a cualquier lugar. ¿Cuál es el problema? Sería una de las tecnologías más costosas de implementar en el mundo.

La compañía Nuance Communications lanzó el primer asistente virtual con seguridad biométrica multifactor integrada llamada NINA ID 2.0 que puede identificar a las personas por el sonido de su voz o un “selfie”.

5. Ahorro de energía gracias a la domótica

Gracias a la capacidad de la Inteligencia Artificial de aprender patrones se podrían ejecutar acciones de manera rutinaria como por ejemplo abrir las cortinas a la hora de despertarse, poner música, o ajustar la temperatura del hogar a la hora de llegada del trabajo de los inquilinos, etc.

Además supondría un ahorro de energía al contar con sensores de movimiento a la hora de encender y apagar luces, modificar la intensidad de luz según la hora, y mucho más.

Esta es una de las tendencias con más desarrollo dentro de la Inteligencia Artificial y la robótica.

6. Bitcoins y Blockchain

Similar a un libro de registro virtual, el Blockchain es una base de datos de transacciones creadas para asegurar el uso de monedas virtuales, el bitcoin. Gracias a la tecnología tras el Blockchain no es posible el uso de una moneda más de una vez. De esta forma se asegura la transparencia y la seguridad de las transacciones.

Esta herramienta resuelve el problema del mercado financiero: los activos se registran, se mantienen al día y se ponen a disposición de los reguladores, con lo que se debe modificar toda la industria. El Blockchain plantea una gran revolución no solo en nuestra economía, sino en todo tipo de ámbitos.

7. Vehículos con autonomía

Los coches sin conductor tendrán un impacto en el rendimiento de los fabricantes de automóviles y la planificación del tráfico en las ciudades y carreteras. Los fabricantes de automóviles compiten en una carrera por lanzar el primer vehículo autónomo.

El plazo propuesto es 2020 pero la producción masiva de vehículos se prevé a partir del 2025 debido al precio inaccesible que tendría para el público objetivo. Para entonces la esta tecnología tendrá un precio más moderado. Actualmente Telsa y Google tienen la tecnología que permite conducir un coche de forma automática sin intervención humana.

8. Enseñar y aprender

La realidad virtual, la robótica educativa, los sistemas de tutoría inteligente y aprendizaje online o la analítica del aprendizaje como las tecnologías ocuparán un lugar destacado en las aulas en unos años.

Un claro ejemplo es Duolingo, una app enfocada en el aprendizaje de lenguas extranjeras. Puede detectar errores en el habla, corrige y ayuda a progresar el ritmo del estudiante. La realidad virtual permitirá sumergirse y explorar asignaturas de varias disciplinas sin necesidad de moverse.

En un futuro próximo no será extraño encontrarse una máquina trabajando codo con codo con un científico o de pinche acompañando al chef de un restaurante. Cuesta creer la capacidad de la Inteligencia Artificial para cambiar el rumbo al que estamos acostumbrados hacia un nuevo desarrollo.

Tras lo que hemos recopilado de lo que ha sucedido en el mundo del marketing digital durante este 2019 y lo que hemos podido averiguar de los próximos avances, os traemos las que creemos serán las principales tendencias del Marketing Digital para el próximo 2020.

En el medio digital aparecen nuevas redes que surgen día a día, proporcionando diversas formas de ampliar las fronteras de la marca.  Lo más importante de todo es estar al día de las innovaciones y por supuesto, estar atento a las necesidades del usuario. El principal motor hoy en día son las nuevas tecnologías como la Inteligencia Artificial o el Big Data y esto se refleja en algunas de las tendencias para este 2020:

1. Los usuarios prefieren cada vez más las búsquedas por voz.   

Para adaptarse a este nuevo comportamiento es necesario crear contenido en torno a frases semánticas, sustituyendo a las típicas palabras clave. Los altavoces inteligentes son el dispositivo con el crecimiento más acelerado del mundo, estos son usados más para acciones diarias como preguntar por el tiempo que hará durante el día o poner música, en lugar de realizar compras. La creación de contenido de marca específico adaptado a los altavoces inteligentes será la tendencia de los próximos años.

2. Trato personalizado y comunicarse con la marca

La comunicación de masas cada vez tiene menos repercusión. Para que la comunicación entre el usuario y la marca fluya el mensaje debe estar personalizada lo máximo posible. Respecto a la comunicación entre el usuario y la marca, debe ser lo más inmediata posible, para esto muchas empresas se opta cada vez más por el uso de WhatsApp para empresas, Messenger o la más usada, los Chatbots, para responder los mensajes de usuarios, que gracias a la Inteligencia Artificial permite mantener conversaciones personalizadas en tiempo real con sus clientes.

3. Encontrar nuevos productos en las Redes Sociales

Cada vez más usuarios realizan compras a través de las RRSS o gracias a éstas, ya sea porque hayan visto el producto, porque hayan comprado directamente desde la red social o hayan buscado información del producto. Los “shoppable posts” estarán a la orden del día en las publicaciones de las marcas. Básicamente son posts donde aparece información del producto como su nombre y precio, haciendo clic te redirigen a la página oficial donde se encuentra el producto para que puedas comprarlo, funcionan mejor los vídeos cortos que las imágenes.

4. Una imagen vale más que mil palabras

La importancia del vídeo no para de aumentar, por eso es que YouTube cuenta hoy en día con más de mil millones de usuarios activos, cada vez más marcas utilizan este formato para anunciarse. Instagram y Facebook son plataformas ideales para mostrar a los usuarios contenido de vídeo, incluso vídeos en directo.

Por otro lado, el podcast ofrece la ventaja de poder consumirse mientras realizamos actividades. Este formato ayudará a la creación de branded content ya que el usuario concibe este tipo de contenido como más cercano y amigable.

5. Los contenidos interactivos y/o inmersos atraen a los usuarios

Gracias a la Inteligencia Artificial las marcas son cada vez más capaces de crear contenidos que proporcionen a los usuarios mejores experiencias y más personalizadas. Contenidos como los vídeos interactivos, la realidad virtual y la realidad aumentada tienen un gran potencial de éxito, el problema es que las marcas no saben sacar partido de ello. Este tipo de contenido ponen al alcance de las marcas la innovación y la creatividad que les permitirá diferenciarse de la competencia.

En resumen, las principales tendencias del Marketing Digital para este 2020 se centran en sacar partido a las nuevas tecnologías y a la Inteligencia Artificial así como saber qué necesita su target y adaptarse a él,  el consumidor.

Por último, te animamos que eches un vistazo a las Tendencias de Marketing Digital que publicamos sobre el 2019.

Gracias a las nuevas tecnologías de Información (TIC) e Internet, hoy en día la experiencia de los usuarios en un museo puede ir más allá que el simple hecho de observar obras de arte. A día de hoy los museos apuestan cada vez más por alternativas para adaptarse al consumidor a través de tecnologías como la Inteligencia Artificial y la gamificación.

Adaptación al consumidor

La manera de adaptar esta experiencia al consumidor sería mediante inteligencia artificial y a través de un sistema de “Visual Sensoring” de forma que se obtiene información tal como la edad aproximada de los visitantes para saber el nivel de tecnicismos usados a la hora de informar acerca de una obra artística o adaptar la comunicación a las personas de avanzada edad con la interacción por voz.

Otra tecnología para adaptar el museo al usuario es a través de un sistema de tracking con el que se puede conocer los puntos principales dentro del museo; las obras más visitadas, dónde permanecen durante más tiempo los visitantes, zonas que nadie visita, etc.

Por otro lado, uno de los principales problemas que encuentran los usuarios es la falta de ayuda para la navegación por el museo, para ello existe un software llamado ‘Sistema de posicionamiento en interiores’, algo que Apple ha estado desarrollando para mapear en interiores. De esta forma los visitantes podrán guiarse dentro del museo.

Estas herramientas permitirán a los responsables del museo generar experiencias y configurarlas para los visitantes.

Gamificación

En un post anterior, comentábamos que la gamificación se centra en el uso de mecánicas del juego para impulsar la participación y generar una mayor motivación/implicación tanto de públicos internos como externos dentro del mundo empresarial. En este sentido, a través de técnicas de gamificación podemos introducir elementos que motiven al visitante a realizar una determinada acción. Algunos ejemplos de este tipo de acciones pueden ser:

  • Liga. Grupos de visitantes compiten entre sí a través de una competición con resultados valorados. Ofrecen una compensación a los ganadores.
  • Juega a ser Sherlock. Deben buscar determinados elementos del museo o dentro de una obra y hacer de la visita a un museo un juego búsqueda y descubrimiento de conocimiento.
  • Quiz. A modo de juego “trivial”, responder preguntas sobre obras o elementos del museo, en base al número de aciertos, pueden obtener descuentos en la tienda de souvenirs del museo o descuento para ver otra exposición no permanente, por ejemplo. Para ello, se podría optar por solicitar el mail al usuario para enviar el descuento online y tener un registro de participantes.
  • Una alternativa para visitantes online, más enfocado al tema educativo, tendrá un determinado itinerario (ej. la Hispania romana), una determinada información, a través de una determinada comunicación y poseerá una gamificación adaptada y personalizada.
  • Realidad virtual. La tecnología más puntera y atractiva, a través de ésta los visitantes podrían tener experiencias únicas que solo podrán experimentar acudiendo al museo.

Uno de los principales problemas de los museos es que los usuarios solo visitan una sola vez. Gracias a estas tecnologías, supone una alternativa atractiva para los gestores de museos y que puedan llegar a convertirse en un lugar de diversión y aprendizaje y de esta forma conseguir mayor fidelidad por parte de los usuarios y visiten museos más de una vez.